Solomillo de cerdo

Solomillo de cerdo

Solomillo de cerdo

Ingredientes:

- Un buen solomillo de cerdo, sobre medio kilo
- Patatas, tres o cuatro medianas
- Cebolla, una grande
- Ajo, 6-7 dientes
- Mostaza de Dijon, tres o cuatro cucharadas
- Miel, un par de cucharadas
- Especias aromáticas (romero, tomillo...)
- Laurel, un par de hojas
- Orégano
- Vino blanco, un vaso
- Aceite de oliva virgen
- Sal

Preparación:

El solomillo de cerdo al horno se puede preparar de muchas formas diferentes, usando diferentes salsas, aliños y guarniciones, y todas estas se pueden combinar entre ellas dando lugar a multitud de recetas. Una de las que más gustan en casa es esta que os proponemos a continuación, que se hace macerando el solomillo de cerdo con mostaza y miel, además de con especias aromáticas, y que acompañamos con unas patatas a las que damos un toque de sabor muy rico. Os detallamos la receta para que os animéis a prepararla. 

Empezamos poniendo el horno a calentar a 200ºC, así irá tomando temperatura mientras hacemos la receta. Como las patatas necesitan de más tiempo de horneado, será lo primero que preparemos, para ir ahorrando tiempo en la cocina. Para ello comenzaremos lavándolas bien bajo el grifo, y después las pelamos y cortamos en rodajas no muy gruesas, entre 0.2 y 0.4 milímetros, para que no queden muy duras. Pelamos la cebolla y la cortamos en rodajas o en juliana, también de un grosor similar al de las patatas. Y vamos a machacar un poco unos 3 o 4 dientes de ajo, lo que podemos conseguir dándoles un golpe con la hoja del cuchillo. 

Cogemos una fuente para horno, que engrasamos con un poco de aceite de oliva en su base, y formamos una base con la cebolla cortada, sobre ella colocamos las patatas en rodajas bien repartidas y los ajos machacados. Añadimos un par de hojas de laurel y por encima echamos sal al gusto y un poco de orégano. Por último echamos un buen chorreón de aceite de oliva virgen por encima y finalmente un vaso o vaso y medio de vino blanco, según el tamaño de la bandeja. Cuando el horno esté a la temperatura deseada metemos la bandeja y dejamos hornear sobre unos 50-60 minutos, depende del horno y del grosor de los ingredientes. Debe quedar todo doradito y blando, pero sin llegar a quemarse. 

Una vez que las patatas ya se están horneando, nos ponemos a preparar el solomillo, el cual vamos a limpiar bien, por si tuviera trozos de grasa que no queremos, y lo lavamos bajo el grifo con agua. Mientras dejamos que se escurra y se seque, vamos a coger un recipiente y comenzamos a preparar el macerado para nuestro solomillo de cerdo. Vertemos en el mismo la miel, la mostaza de Dijon, tres dientes de ajo pelados y picados o machacados, un chorreón de aceite de oliva virgen y romero y tomillo al gusto, para darle un toque de sabor especial. Mezclamos todos estos ingredientes lo mejor posible y después cubrimos el solomillo de cerdo con esa salsa cremosa, y dejamos reposar para que tome el sabor. 

Cuando pase el tiempo indicado anteriormente para el horneado de las patatas y la cebolla, vamos a colocar el solomillo en la bandeja del horno sobre las mismas, y entonces vamos a dejar que se cocine a 200ºC unos 30 minutos aproximadamente, dándole la vuelta al solomillo a la mitad de ese tiempo más o menos, para que se haga bien por todos lados. Debe quedarnos bien hecho por fuera y por dentro un poco jugoso, ya que si no quedaría demasiado seco a la hora de comer. Sácalo una vez esté en su punto y sírvelo en caliente con un poco de la guarnición y la salsa que se ha formado en la bandeja