Oreja de cerdo

Oreja de cerdo

Oreja de cerdo

INGREDIENTES:

·         2 Orejas de cerdo

·         3 o 4 Patatas

·         ½ Cebolla

·         1 Hoja de laurel 

·         Pimentón picante

·         Sal maldón (podemos sustituir por sal gorda)

·         Aceite de oliva

 

PREPARACIÓN:

      Empezamos la receta limpiando y lavando bien las orejas, quitándoles todos los pelos que pudieran tener, yo para esta operación me he ayudado de un soplete de cocina. Una vez limpias las partimos por la mitad, las ponemos en la olla a presión y añadimos agua hasta que las cubra, añadimos media cebolla, una hoja de laurel y un poco de sal, tapamos y llevamos al fuego dejando cocer, una vez que empiece a salir vapor unos 30 o 35 minutos. Si las cocemos en una cacerola normal las tenemos que tener hirviendo, aproximadamente una hora.

 Mientras se cuece nuestra oreja, vamos cociendo  las patatas, para ello las lavamos, ponemos agua en un cazo, añadimos las patatas y cocemos aproximadamente 20 minutos, dependiendo del tamaño de las patatas, de todas formas pinchamos con un palillo, para saber cuando están listas, una vez listas las sacamos del agua caliente y las ponemos debajo del grifo con agua fría, para romper la cocción, reservando para utilizarlas mas adelante. Cuando tengamos nuestra oreja cocida, sacamos del agua con cuidado de no quemarnos, y la partimos en trozos

 Seguidamente pelamos nuestras patatas y las partimos en rodajas no muy finas, las vamos colocando en el plato o  fuente donde vayamos a servir, formando lo que se suele decir una cama. Seguidamente ponemos una cucharada de aceite de oliva en una sartén, llevamos al fuego y sofreímos unos 3 o 4 minutos la oreja que hemos partido.

Una vez sofrita la ponemos encima de la cama de patatas, que hemos hecho anteriormente. A continuación le espolvoreamos un poco de pimentón picante por toda la superficie, regamos con un poco de aceite de oliva y salamos por encima con la sal maldón, si no tenemos sal maldón le ponemos sal gorda.


  Con esto solo nos falta llevar a la mesa y disfrutar de este rico manjar.