Pollo al curry

Pollo al curry

Pollo al curry

Ingredientes:

- Un par de pechugas de pollo (sobre medio kilo)
- Una buena cebolla fresca
- Salsa curry, casera o comprada
- Sal
- Pimienta negra
- Aceite de oliva virgen

 

Preparación:

Para hacer esta receta de pollo al curry, antes de nada vamos a trocear bien la cebolla, recordar que mientras de mejor calidad sea la cebolla mejor sabor le dará a nuestro plato, utiliza una cebolla fresca que tenga buen sabor al cocinarla. Se pueden distinguir varios tipos de cebolla diferentes, aunque las que encontramos en el mercado son sólo dos o tres. Las más conocidas son la cebolleta, la cebolla de primavera y la cebolla dulce (también llamada cebolla vidalia). A continuación procedemos a dorar la cebolla ya troceada en una sartén o cazuela con aceite, preferiblemente no debemos quedarnos cortos de aceite. 

Una vez tengamos la cebolla pochada y doradita, le agregamos las dos pechugas de pollo, el pollo debe estar cortado en taquitos de buen tamaño, aunque tampoco demasiado grandes para poder comerlos bien después. Una de las mejores características que tiene la carne de pollo es que es mucho más fácil de digerir para nuestro organismo que otras carnes como las rojas, lo que agiliza el proceso digestivo. Añadimos sal y pimienta al gusto y dejamos freír el pollo en la sartén durante varios minutos a fuego medio, los necesarios para que el pollo adquiera un color dorado. 

Cuando observemos que el pollo ha tomado buen color, será el momento de echar la salsa curry a la sartén, bajar la intensidad del fuego y dejar varios minutos más cocinándose todo junto. La salsa curry es una de las salsas que más éxito tienen a la hora de acompañar todo tipo de platos de carne (cerdo, pollo…) e incluso algunos pescados, se elabora a partir del curry en polvo, una mezcla de especias originaria de la gastronomía oriental. También es bueno saber que existen diferentes variantes como el curry japonés, el curry rojo o el curry verde, cada uno con características diferentes. Si creemos que es conveniente salpimentamos un poco más. Si prefieres preparar la salsa curry tú mismo de forma casera, en vez de comprar alguna de las que venden en los supermercados ya listas para comer, te indicamos cómo puedes prepararla tú mismo fácilmente. 

Una salsa curry clásica se hace troceando un par de cebollas de tamaño mediano, y pochándolas con un poco de aceite en una sartén, preferiblemente que sea antiadherente. Este tipo de sartenes se fabrican con materiales especiales para que los alimentos se peguen lo menos posible al fondo de la sartén aunque utilicemos muy poca cantidad de aceite o grasa. En el momento que las cebollas están pochaditas, agregamos pimienta y la medida de media cucharada de curry y removemos. 

Después se agrega unos 190 ml de nata líquida, un tipo de nata que se utiliza muy a menudo en la cocina, diferente a la nata montada para tartas y dulces. Este tipo de nata contiene una cantidad de calorías no muy alta pero si a tener en cuenta, unas 130 calorías por 100 ml. Puedes optar por alguna de las variedades light que hay en el mercado para ahorrar calorías. Mantenemos a fuego lento un par de minutos o tres. Finalmente, pasamos esta mezcla por la batidora obteniendo la salsa curry. Además de estos ingredientes, se puede incluir pimiento, que le dará un toque extra de sabor. 

El pollo al curry se puede acompañar de otros complementos como ensaladas o revueltos., uno de los más usados es el arroz. Si te recomendamos una buena botella de vino tinto o rioja de crianza para disfrutar de este plato de carne. Si quieres probar en esta web encontrarás diferentes recetas para hacer el pollo al curry que más te guste.